Un mal chiste que se sale de control

Post y foto de Adria Richards por broma pesada en la PyCon

Post y foto de Adria Richards por broma pesada en la PyCon

Esta es la historia de cómo lo que comenzó como una broma terminó en despidos, ataques DDoS y hasta amenazas de violación y muerte.

Esta historia comienza en la PyCon, evento que reúne a los desarrolladores de Python. En un momento de la reunión, uno de los desarrolladores hace un chiste sexual que una de las asistentes, Adria Richards, consideró machista y ofensiva hacia las mujeres. Adria inicialmente se limitó a sonreír y tomar una foto al desarrollador que hizo el comentario, la misma que subió a su cuenta de Twitter al tiempo que expresaba su malestar por lo ocurrido.

Luego de esto, Playhaven (la empresa donde trabajaba este desarrollador) anunciaba el despido de dicho trabajador, por por contravenir los principios de igualdad de género que la compañía alienta.

Al poco tiempo, el empleado despedido apareció de forma anónima en Internet disculpándose por la broma pero también recriminando a Adria Richards por darle a la broma una connotación sexual que no era la intención original del comentario, pero también haber ventilado el tema públicamente en Internet:

No me dio una advertencia, ella sonrió mientras tomaba la fotografía y sellaba mi destino. Que esto sirva como un mensaje para todos, nuestras acciones y palabras, grandes o pequeñas, pueden tener un impacto serio.

Cuando salió la noticia del despido, Adria declaró que que su intención no era que el desarrollador fuera despedido, pero ello no le sirvió de nada. Pronto la cuenta de Adria se vio inundada de comentarios en sitios como Facebook o YouTube. Incluso el grupo Anonymous se pronunció indicando que iniciará un ataque cibernético a SendGrid (empresa donde trabaja Adria) mientras ella siga trabajando allí:

Su carrera profesional debería ser destruida tal como la de su víctima para que se haga justicia y se devuelva el equilibrio al universo.

Poco tiempo después la empresa sufrió un ataque DDoS. Ante los hechos, SendGrid anunció el despido de Adria.

La pregunta ahora es: ¿Era necesario llegar a tanto? ¿Qué hubiera pasado si en un principio el problema fuese conversado y resuelto entre Adria y el desarrollador de Playhaven en lugar de ventilar el asunto en las redes sociales? ¿Era necesario despedirlos? ¿Se justifican los ataques? Ciertamente, Internet puede ser un medio muy poderoso para expresar nuestras ideas sin mayores impedimentos, pero también puede dar curso al ataque anónimo y gratuito, y este caso muestra lamentablemente hasta dónde puede llegar esto último. Yo mismo he manifestado más de una vez mi malestar en las redes sociales hacia algún proveedor que me da una mala atención, pero siempre agotando en primera instancia las vías en las que el problema debe resolverse directamente con el proveedor en cuestión, caso contrario estaremos pasando al lado oscuro, tal como ocurrió en esta historia.

Noticia original: FayerWayer

Comparte este artículo :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Danilo Quispe Lucana

Ingeniero de sistemas, desarrollador web y de software. Aficionado a la ciencia y tecnología desde chico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *